Al Amanecer

Nuevo día, oportunidad renovada.
Cada amanecer representa una divina concesión que no puedes ni debes dejar de considerar.
Por lo tanto, tienes que mantener una actitud positiva con relación a los acontecimientos, que deben ser enfrentados:
Optimismo ante los acontecimientos que surgirán;
Valor en la confrontación de las luchas naturales;
Recomienzo en la tarea interrumpida;
Ocasión de realizar el programa planificado.
Cada amanecer es una serena invitación a la conquista de valores que parecen inalcanzables.
A medida que el día avanza, aprovecha los minutos, sin prisa ni postergación del deber.

No te aflijas por el volumen de cosas y problemas que tienes por delante.
Dirige cada acción hacia su finalidad específica.
Después de concluir una tarea, inicia otra y sin amargura por los acontecimientos desagradables, vuelve a la lucha con buena disposición, avanzando paso a paso, hasta el momento de la finalización de los deberes planeados.

No traigas del día precedente el resumen de las desdichas y de los enfados.
Al amanecer, comienza tu día con alegría renovada y sin el pasado negativo, enriquecido por las experiencias que habrán de constituirse en un recurso valioso para la victoria que buscas.

Episodios diarios (Juana de Ángelis)

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios